espiralImagen: Penelope Else

Detrás de todo intento de enseñanza a través de la red hay un “diseño instruccional“. Cualquiera que haya creado materiales para su uso en plataformas de gestión del aprendizaje ha tenido que pasar, de manera voluntaria o forzosa, por algún curso de diseño instruccional que le prepare para realizar un diseño instruccional preciso y ajustado a las normas del buen diseño.

Desafortunadamente, el diseño instruccional no contempla una variable no controlable: el aprendizaje ocurre donde, cuando y como quiere el aprendiz, no como predice el docente.

Por ello, en este MOOC ensayamos un modo distinto de generar situaciones de aprendizaje partiendo de una idea sencilla: todos somos aprendices capacitados para enseñar del mismo modo que todos somos maestros ignorantes deseosos de aprender.

Por ello, proponemos trabajar a partir de iteraciones que contengan

  • un contenido inspirador que genere…
  • debate en las redes sociales de tal forma que éste permita a cada participante o comunidad hacer una…
  • reflexión sobre la temática en torno a la que gira el contenido inicial y que se traduce en una…
  • producción digital de valor por parte de los participantes.

Cada iteración tratará aquellos temas o preguntas que los participantes deseen aunque, como ya vimos en la entrada anterior, desde Conecta13 hacemos una propuesta inicial de posibles temas, ni vinculante ni defintiva pero sí relativamente relevante para construir conocimiento sobre los MOOC.

Este modelo iterativo implica hacernos preguntas o plantearnos problemas, buscar información, compartirla, discutirla, apropiarse de ella, cuestionarla, reelaborarla y crear o co-crear nuevos contenidos que, a su vez, también compartimos.

En ese sentido, una parte fundamental de este MOOC24MOOC es la invitación a enviar comunicaciones. ¿Te animas a compartir tus ideas, tus experiencias, tus reflexiones o tu investigación sobre los MOOC para que podamos introducirla en una nueva iteración, un nuevo ciclo de aprendizaje colectivo?

Aprender no es sólo la consecuencia de apropiarse de algo. Aprender puede ser también el resultado del deseo de compartir, e incluso esto último puede que sea más eficaz que lo primero. ¡Atrévete a probar!